martes, 14 de junio de 2011

Cabezas parlanchinas



En una entrevista concedida al Comics Journal, en 1997, Seth decía que le interesaba la idea de los "explainers" de Jules Feiffer (se refería a una tira de Feiffer, publicada en el Village Voice, donde básicamente no había acción y las secuencias estaban armadas en base a personajes hablando al espectador).

En la misma entrevista dijo que esa idea le pareció interesante en un momento (pre-1997) como forma o recurso para sostener una narración larga en formato de comic, pero que más tarde la abandonó porque le resultaba demasiado aburrida.

En sus palabras (Gary Groth, el entrevistador, le pregunta sobre la estructura de su "nueva novela gráfica", que seguramente es Clyde Fans):

"No, it’s not a real boring head shot one after the other. I might have thought of trying that a few years ago. But I can see that’s really boring now."

Eso lo dijo en 1997. El protagonista de Clyde Fans resultó ser un explainer, pero no tanto una "cabeza parlanchina", ya que explica sus ideas a medida que va caminando por distintos escenarios. Un recurso similar al que ya había usado en "It´s a good life" o en el primer número de Palookaville.

Pero mucho más tarde, en 2008, si no me equivoco, Seth publicó George Sprott (ver imagen de arriba) en el New Yorker, una historia armada, casi en su totalidad, con "cabezas parlanchinas". Lo que él había considerado como un embole en 1997.

Me resulta un ejemplo interesante para ver cómo un autor se contradice o cómo retoma su creencia en algo que había dejado de lado.