jueves, 15 de septiembre de 2011

Acepto el misterio

Tal vez lo que amo del arte y lo que me interesa tanto del arte es que, en última instancia, acepto el misterio final. Si bien me interesan cosas como la meditación, los estados de conciencia, la percepción del mundo, etc., en última instancia acepto que no sé ni sabré, hasta el día en que mi cuerpo muera, el secreto del misterio final. Si lo hay o si no lo hay. Si es negro, oscuridad y nada más, para siempre. O si es eso que no se puede nombrar ni describir. Acepto ese misterio. Por más interés que me generen las técnicas para observar la mente, es en el misterio en lo que verdaderamente creo. Y por lo tanto, no puedo creer del todo en nada. ¿Por qué cómo se cree el misterio?. El amor y el arte son pozos sin fondo. Preguntas sin respuesta. Una rampa o un puente. Una conexión hasta la última puerta. Paciencia.