jueves, 30 de junio de 2011

David Lynch/Sheldon Mayer



Como dirían los de Entrecomics, "parecidos razonables". No puedo evitar ver una similitud entre la primera viñeta del comic a color de Sheldon Mayer (1954) y la viñeta estática en blanco y negro, que siempre se repite, en el Angry Dog de David Lynch (1983-1992). Obviamente no estoy diciendo que sea un plagio. Pero lo primero que pensé cuando vi el comic de Mayer fue: "Es el jardín del Angry Dog". Cosas misteriosas que suceden detrás de las viñetas. Además al pasar del color al blanco y negro, y con la planta industrial apareciendo en el fondo, pareciera una visión post-apocalíptica, desde la aparente inocencia de los 50´s al cinismo de los 80´s. ¿El perro se comió a esos alegres animales de Mayer?

Por otro lado, no deja de ser una composición clásica, sobre todo en el comic, donde generalmente se describe la esencia de las cosas, desde la memoria. Pero de todas formas parece el mismo jardín, en diferentes épocas.

Afiche para Pels y sus amigos



El diseño final hecho con Mauma.

jueves, 16 de junio de 2011

Amor no occidental

Es raro porque en "Paying for it" Chester Brown arremete contra el amor "romántico", como lo llama él (basándose en el famoso libro "El amor en occidente"). Con esto quiere iniciar un debate, como él mismo lo dijo. Pero en vez de convencerme, me produjo todo lo contrario. Nunca creí tanto en el amor como ahora y creo que recién ahora lo estoy empezando mínimamente a conocer. El amor no es "romántico", en eso estoy de acuerdo. No se basa en las formas. Creo que ese libro, sumado a mis propias experiencias, me han hecho darme cuenta de que todo lo que quiero para mi vida es amor, amor fuera de las formas, amor inexplicable, amor místico, amor cósmico, amor Beatle, amor verdadero. Y que me entrego a ser un canal para eso, como sea. Más que nunca hoy. Y le deseo, con total sinceridad, a Chester, que se enamore de la última prostituta con la que estuvo, con la que se quedó hablando y se dio cuenta de que algo raro estaba pasando. Algo que no cuadraba en su aprisionante esquema de teorías mentales. Eso sí, le agradezco el libro. No solo es una obra maestra del comic, sino que además me hizo sentir y pensar.

Hoy estaba pensando que si no tuviera alguien a quien amar y que me enseñara a amar, nunca hubiese hecho Edén. Edén es un regalo para mi mujer, es una devolución a todo lo que me da. Si bien cualquiera puede leerlo, en última instancia lo hago para ella. No es "mi" mujer, pero sí es la mujer que elegí.

Una anécdota sobre palitos de la selva





Cuando arranqué la web de Señor del Kiosco en 2004, quería, obviamente, que más gente visitara la página y se suscribiera a mi envío semanal gratuito. Una de las ideas que se me ocurrió, para fomentar el tráfico, fue regalar 1 palito de la selva, junto con dos chistes de Señor del Kiosco, para leer en el viaje en subte. Básicamente, me paraba en la boca del subte D, en la estación 9 de julio, y repartía estos deformes ensamblados. Seguramente pocos se habrán convencido de que no los quería envenenar. El resto agarraba el palito y tiraba el chiste al cesto (tremendo dolor). Obviamente la fotocopia en blanco y negro no ayudaba en lo más mínimo a un chiste que originalmente era a color. El tráfico de visitas nunca aumentó y consideré la acción un fracaso rotundo. Después se me ocurrió hacer un diario y a eso le fue mucho mejor.
Detalle: observen la tira de Macanudo pegada debajo del monitor. Era un fan.

Primer diseño de mi web


Así era la portada en 2004. Creo que la de ahora es más fea todavía.

Bocetos para chistes viejos que encontré en la computadora






Circa 2003.

Una anécdota sobre una cáscara de banana



En 2004 hice un curso de creatividad en la Escuela Superior de Creativos (un nombre, en mi opinión, demasiado pomposo y publicitario). Ese año, con mi compañero Maximo Biafore quedamos seleccionados para participar en Creativiña, un concurso de creatividad publicitaria para estudiantes, que se hacía (no tengo idea si se sigue haciendo) en Viña del Mar, Chile.

En el concurso participaban duplas (redactor y director de arte) de estudiantes de diferentes instituciones educativas (de publicidad) de Latinoamérica. Es un poco como el Young Lions de Cannes, pero sudaca. La dinámica era la siguiente: te daban un brief, una máquina de fotos digital, una computadora sin nada más que un programa (el horrible Free Hand) y te metían en un cuarto. En una hora había que pelar una aviso ficticio para la radio Rock and Pop de allá. El eslogan que inventamos respondía directamente al brief. Estábamos seguros de que la primera clave para ganar era atenerse al brief (cosa que muy pocos publicitarios hacen y menos aún los estudiantes). Había que decir que esta radio te ponía al tanto de las nuevas tendencias.

Una vez que tuvimos el eslogan, el azar hizo el resto. Nos habíamos pasado mucho tiempo pensando cómo ilustrar ese concepto y estábamos en el horno mismo, camino a la desesperación típica del último momento. Claramente íbamos a perder. Cuando de repente, se abrió la puerta y trajeron el almuerzo. Y parte del almuerzo era una banana, de postre, para cada uno. La idea vino luego de mirar al vacío, no pensar en nada y luego mirar la banana. Inspiración pura, sin mente. La actuación de Maxi hizo el resto (es el que está en la foto). La placa la sacamos en el patio que había detrás del cuarto.

Siempre me acuerdo de ese caso. Recién estaba backupeando y encontré la imagen. Finalmente salimos segundos en el concurso. Yo creo que nuestro aviso era muchísimo mejor y más claro que el que salió primero. Pero eso no importaba. Ganar algo, para mi un segundo lugar era tremendo, nos dio mucha confianza. Fue uno de los mejores momentos de mi vida. Esa noche nos emborrachamos en la fiesta del evento y pensamos que a la vuelta nos efectivizarían en Walter Thompson, la agencia en donde estábamos haciendo nuestro trainee o que nos llamarían para contratarnos de Del Campo (uno de los jurados era su director general creativo). Obviamente había visto demasiadas películas de Hollywood y eso nunca sucedió. Al año terminé huyendo de la publicidad para siempre, al borde de la locura.

Maxi se fue luego a CraveroLanis y después de un tiempo tuvo a su hija y se armó su agencia. Yo me fui a Petrobras y después de un tiempo también me abrí mi propia cosa. Todavía seguimos siendo amigos.

miércoles, 15 de junio de 2011

Pagando por la cosa


Acabo de terminar Paying for it, el último comic de Chester Brown, que trata sobre su experiencia con diferentes prostitutas. El libro que más esperé en los últimos años. Me pareció gracioso. Un poco como leer Peanuts. Por momentos me hizo reir a carcajadas, sin que Brown tenga la más mínima intención de hacer reír. Pero al mismo tiempo, ridículo. Será que me siento tan diferente a él. O tal vez tenga que ver que me lleva más de diez años. Es un libro honesto y con un ritmo impecable. Aunque sigo pensando que Riel es su obra maestra.

Lo que más me gustó del libro no fue la parte de las prostitutas (que me dejó vacío) sino los pocos momentos en que se encuentra con Seth y Joe Matt a hablar. Quisiera leer un libro de Chester sobre la amistad. La refleja tan bien que me produce ganas de tener mejores amistades.

martes, 14 de junio de 2011

Cabezas parlanchinas



En una entrevista concedida al Comics Journal, en 1997, Seth decía que le interesaba la idea de los "explainers" de Jules Feiffer (se refería a una tira de Feiffer, publicada en el Village Voice, donde básicamente no había acción y las secuencias estaban armadas en base a personajes hablando al espectador).

En la misma entrevista dijo que esa idea le pareció interesante en un momento (pre-1997) como forma o recurso para sostener una narración larga en formato de comic, pero que más tarde la abandonó porque le resultaba demasiado aburrida.

En sus palabras (Gary Groth, el entrevistador, le pregunta sobre la estructura de su "nueva novela gráfica", que seguramente es Clyde Fans):

"No, it’s not a real boring head shot one after the other. I might have thought of trying that a few years ago. But I can see that’s really boring now."

Eso lo dijo en 1997. El protagonista de Clyde Fans resultó ser un explainer, pero no tanto una "cabeza parlanchina", ya que explica sus ideas a medida que va caminando por distintos escenarios. Un recurso similar al que ya había usado en "It´s a good life" o en el primer número de Palookaville.

Pero mucho más tarde, en 2008, si no me equivoco, Seth publicó George Sprott (ver imagen de arriba) en el New Yorker, una historia armada, casi en su totalidad, con "cabezas parlanchinas". Lo que él había considerado como un embole en 1997.

Me resulta un ejemplo interesante para ver cómo un autor se contradice o cómo retoma su creencia en algo que había dejado de lado.
"Charles Saxon came up to me and had things to say about my drawing style. He even asked me, “Why do you draw the way you do?” And I said, “Why do you draw the way you do?” Why do you talk the way you do? Why do you dress the way you do? Why is your handwriting the way it is? I don’t know. I’m aware that a lot of people probably hate my stuff. But I hate a lot of people’s work, too. Everybody has their taste."

(Roz Chast al Comics Journal)

lunes, 13 de junio de 2011

Hay una lancha que me lleva hacia el mar

Tipos como Tingo, el cantante de Los Pels, son necesarios en este planeta. No hay nadie mejor que otro. Ok. Pero si Tingo canta yo siento que estoy viendo "Babar". Quiero vivir en un dibujito animado. Quiero volver a tener 5. Antes de ir al colegio. Quiero estar protegido. Quiero que me traigan y me busquen. No quiero odio ni dolor. No quiero ver más la vida en blanco y negro. Bueno eso me pasa cuando oigo un tema inédito de el próximo disco de Los Pels. No les puedo decir el nombre porque ni lo grabaron todavía. Oí un demo y es realmente bueno. Yo no digo que el tipo sea mejor que nadie, eh. No se adelanten y empiecen a putearme por boludeces. Solo digo que agradezco que su música se manifieste y que haga que no me quiera pegar un tiro y desaparecer. O sea, me hace sentir que no debería hacerlo. Nunca. Y por eso lo agradezco. Tipos como Tingo. Me salvan.

Edén de esta semana

sábado, 4 de junio de 2011

18 autores de comics que me interesa seguir estudiando

En ningún orden particular, detallando cuáles son las obras que me interesan particularmente:

+ Chris Ware, por Jimmy Corrigan.
+ George Herriman, por Krazy Kat.
+ Frank King, por Gasoline Alley.
+ Chester Brown, por Louis Riel.
+ John Porcellino, por King Cat, particularmente por Introduction to the night sky.
+ Charles Schulz, por Peanuts.
+ Hergé, por Tintín.
+ Ron Regé J.R, por Yeast Hoist.
+ Emmanuel Guibert, por La guerra de Alan.
+ Art Spiegelman, por Maus.
+ Kevin Huizenga, por Ganges 1, "F" y Case 0003128-24.
+ Anders Nilsen, por The End.
+ Dave K., por Neverland.
+ Shigeru Mizuki, por NonNonBa.
+ Ivan Brunetti, por American Splenda (en Kramers Ergot 7) y Schizo #4.
+ James Kochalka, por American Elf.
+ Kurt Wolfgang, por Where hats go.
+ Dupuy, por Haunted.

jueves, 2 de junio de 2011

Brasil en noviembre


Me invitaron a este festival, que tendrá lugar en Belo Horizonte, Brasil. Voy a estar por ahí en noviembre.
Más info, acá.

España

Me olvidé de avisar, por este medio, que hay una nueva edición de Edén, publicada por SinSentido (Madrid, España).
Para más información, ver acá.
"Los últimos meses de hacer un tebeo grande, ya no te gusta. Solo ves lo peor, lo que no está bien y lo que nunca vas a poder corregir."

(Brecht Evens a Entrecomics)