viernes, 30 de septiembre de 2011

Ice Haven


Hubiera dicho que Clowes probaba sus colores directo en la compu. ¿Hará estas pruebas solo para las tapas o ilustraciones "importantes"?

Más pensamientos sobre Time out of Mind



Creo que Time out of Mind podría usarse como ejemplo para demostrar eso de que "el hombre y el universo son una misma cosa".

En Highway 61 Revisited, por poner un ejemplo de un disco de aquella época, uno puede oír a Bob Dylan amalgamado con la década del 60. Es un chicle, es una masa elástica: Dylan y su época se confunden, hasta el punto de que es imposible (y sería ridículo tal vez) poder separarlos.

Lo mismo sucede con Time out of Mind. Es Dylan más los 90.

Si uno viera imágenes de Dylan tocando en el 63 en Newport o en el Albert Hall en el 65 y luego imaginase a Bob saliendo de alguno de esos dos escenarios y entrando a los tiempos modernos, uno podría ver el mismo espíritu, pero con un nuevo disfraz. La época actual es ese disfraz, es alquimia que lo une a lo que sucede ahora.

Es decir Time out of mind es el mismo Dylan de los 60, con un traje moderno. Nada ha cambiado en lo esencial. La sabiduría de Bob está intacta, pero Dylan continúa mutando. Lo que lo une al universo formal ya no es igual.

No veo que lo mismo suceda, por poner un ejemplo cualquiera, con Neil Young. Young podrá mantener su esencia hoy, pero su forma sigue en la década del 60. Es como si una parte de esa amalgama no hubiese avanzado y la otra sí. O como diría Robert Plant, "la canción es la misma".

Lo mismo aplica para Oh Mercy y la década del 80. Y Daniel Lanois está atrás de todo esto. Y tal vez Lanois sea un nuevo disfraz de Albert Grossman.

Y encima Time out of mind significa en realidad "tiempo fuera del tiempo". Porque la mente fabrica el tiempo. Es decir Dylan mismo está afirmando, desde el título, que el disco es la misma esencia de siempre.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Time out of mind



Time out of mind, de Dylan abuelo, tiene un sonido más moderno y vanguardista que el mejor disco de Radiohead.

No me sorprende nada que Daniel Lanois haya estado detrás de los controles.

Bob sigue laburando, como si tuviera 20 años, a una edad en que algunos ya están dándole de comer a las palomas en la plaza (sin que eso sea algo malo).

Se oye a Randy Newman en Make you feek my love. Este es el momento exacto en que lo estoy descubriendo de verdad. Nunca lo había oído realmente hasta ahora. No puedo creer lo bueno que es este disco. ¿Cómo lo hace?

Bob Dylan



Cuando me compré John Wesley Harding, allá por mis 20 años, no sentí nada por Dylan. De hecho abandoné el disco, tras algunas oídas. En ese momento me obsesionaba un poco Hendrix y compré el disco porque tenía el original "All along the Watchtower", que Jimmy había versionado.

Dylan comenzó a interesarme por "No direction home", es decir por Scorsese. Es decir, ¿si Dylan fuese un ABSOLUTO desconocido para el mundo, y me pasaran todos sus discos de los 60, como un demo de alguien cualquiera, ¿me interesarían? Creo que sí, un poco, pero hasta ahí. O tal vez me gustarían mucho, pero no haría tanto quilombo. No iría mucho más lejos la cosa.

Es decir, me interesa Dylan por lo que lo rodea, no solo por su música (y eso es lo menor creo) me interesa como líder espiritual. Me interesa como maestro. Me interesa su vida, como me puede interesar la vida de un poeta (Rimbaud, Borges), más que su obra. Porque, en algunos, el arte es secundario. Es solo un peldaño para algo que está mucho más arriba.

La música de Dylan me interesa más que nada por el espacio al que me eleva y me conecta. Por su sinceridad directa, no por su cualidad formal o técnica. ¿Poesía? Sí, muy bien, pero no entiendo nada. ¿Rítmica, nuevos sonidos, folk? Bueno, está buenísimo, pero ¿qué?. Encuentro algo mucho más allá de todo eso. Se me hace absolutamente evidente por momentos.

Me interesa Dylan por la gente que tocó, por sus acciones, sus visiones, sus aventuras, sus dichos. Lo siento, como dijo alguna vez, tal vez medio exagerado, Jack White, como un segundo padre. En mi caso no como un padre, porque mi viejo es irremplazable, pero sí siento su presencia intensamente en vida, tal vez un maestro.

sábado, 24 de septiembre de 2011

viernes, 23 de septiembre de 2011

Diferencias

Soy un hombre de dos oficios.
El experto en comunicación dice: "Estoy preocupado porque la gente puede malinterpretar lo que digo".
El artista dice: "Estoy preocupado porque la gente no malinterpreta lo que digo".

El estudio de Tove Jansson


Foto de Tom Devlin, en el blog de D+Q, acá.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Berlín


Mi hermana me manda esta foto de un comic dibujado sobre el muro de Berlín. Siguen las interpretaciones de la viñeta como ventana a otro mundo.

Juan

Hoy, durante el día, estuve pensando mucho en Dios o no Dios. Si Dios es una figura aparte, si es una figura o no. Si es éter o si es un cuerpo. Si hay un contenido detrás del velo. En fin. No es que me golpeé la cabeza, como diría una amiga mía, sino que es algo que me interesa desde muy chico. A veces me interesó más, otras veces menos. Como todo. Cualquiera que haya leído Edén puede darse cuenta de que los temas trascendentales, por llamarlos de alguna manera, me interesan y mucho. Nada, la cuestión es que a eso de la 18.00 fui a nadar al club. Nadé una hora y cuando estaba saliendo se me ocurrió preguntarle a Juan, el señor que cuida la puerta y saluda a la gente, si alguna vez había tenido una experiencia fuerte a nivel sensorial, que pudiera catalogar como "mística" o perteneciente a otra dimensión menos material.

Juan es un hombre de fé. Lo conozco desde que tengo la misma edad, más o menos, en que empecé a intentar encontrar una respuesta a mis dudas sobre la existencia de una inteligencia superior que haya creado este universo y la imaginación misma. La cuestión es que lo encaré con la pregunta y él me contó que sí, que había tenido una experiencia de este tipo. Resulta que cuando tenía 40 años, aproximadamente, se quedó sin trabajo. Había sido gerente de recursos humanos en una papelera, en Uruguay, su país natal. Decidió entonces quitarse la vida y se lo contó a un amigo. Una cosa llevó a la otra y terminó unido a la iglesia de los carismáticos (desconozco el nombre correcto, pero tampoco es importante acá). Él me contó que interpretó eso como un signo de que "Él" se le había manifestado, que le hablaba a través de su hermano. Yo estaba esperando que me contara algo más físico, corporal, un sacudón de energía, visiones o algo así. Es un hombre que, no puedo negar, siempre está en un estado de paz y presencia sorprendente. Desde que lo conozco. La gente lo quiere genuinamente, todos los que pasan frente a su garita. Yo le dije que, como Santo Tomás, estaba esperando ver más. Le dije que había tenido un par de experiencias que me llevaron por caminos inesperados, pero que quería ver. Que quería saber si el "Dios" era posta, si lo podía ver ahí enfrente mío como una figura, como un humano. En mis experiencias nunca tuve la sensación de estar frente a "alguien". Sí en presencia de "algo". Mi duda, lo que quiero buscar es si hay una narración, un contenido detrás de esa puerta que siempre está cerrada para mi. O si es realmente la nada lo que hay. Si es que realmente no hay ninguna narración o concepto. No me interesa debatir con nadie esto. Solamente me interesa oír y compartir. Él me contestó: "Tal vez Él te está hablando". Me gustó la respuesta. Casi todas las religiones y muchas filosofías trascendentales coinciden en que hay una unicidad, una única cosa a la cual todo se remite. Aldous Huxley lo explica muy bien, creo yo, en "La filosofía perenne".

Luego la conversación siguió en torno a la creencia en el infierno. Él sí cree en el infierno. Yo le dije que siento que si existe un Dios, está en un plano tan elevado que el concepto de justicia queda disminuido a la nada misma. Una de las cosas que más me gustó de hablar con Juan fue cuando me contó que él no piensa demasiado. Me dijo que yo uso demasiado la razón (lo cual es completamente cierto) y que en estas cosas no hay que pensar (lo cual, también, creo que es cierto). En todas las experiencias que he tenido nunca tuve necesidad de hablar. Y la "magia" de la situación quedó reducida con los conceptos que surgieron de mi mente y del pasado. Pero volviendo al tema de la no-razón, Juan me dijo que su postura es la aceptación. Él fue gerente de una gran empresa y hace años se ocupa de la seguridad del club, en su garita. Él dice que el orden lo hace feliz y que cree que lo pusieron ahí por una razón. Uniendo los puntos algo cierra: tiene una fuerte vocación como carismático y le gusta poder hablar con las personas. Es decir, está en un lugar casi perfecto para eso.

Me alegro de haber hablado con él. Más allá de que no me siento atraído por prácticas religiosas, no puedo negar que es un hombre en paz consigo mismo y que el saludo genuino y afectuoso que le da a todo aquel que entra al club produce algo muy positivo y que me gusta.

Acepto el misterio

Tal vez lo que amo del arte y lo que me interesa tanto del arte es que, en última instancia, acepto el misterio final. Si bien me interesan cosas como la meditación, los estados de conciencia, la percepción del mundo, etc., en última instancia acepto que no sé ni sabré, hasta el día en que mi cuerpo muera, el secreto del misterio final. Si lo hay o si no lo hay. Si es negro, oscuridad y nada más, para siempre. O si es eso que no se puede nombrar ni describir. Acepto ese misterio. Por más interés que me generen las técnicas para observar la mente, es en el misterio en lo que verdaderamente creo. Y por lo tanto, no puedo creer del todo en nada. ¿Por qué cómo se cree el misterio?. El amor y el arte son pozos sin fondo. Preguntas sin respuesta. Una rampa o un puente. Una conexión hasta la última puerta. Paciencia.

Cuadritos


Andrés, de Cuadritos, me pidió que le hiciera un dibujo por los tres años del sitio.

martes, 13 de septiembre de 2011

El comic de la semana


El viejo y querido galo, según el joven Vernon.

Brasil

Siento como si en Brasil se estuviese dando un despertar colectivo. Es solo a través de un pequeño hueco que lo siento, pero lo siento. A través de mi escasa (en el sentido de la forma nomás) comunicación con dicho país. Tal vez Brasil tenga una importante función en la evolución de la conciencia en los próximos años. ¿Por qué no? Y tal vez se puedan encontrar signos certeros. No me estoy haciendo el profético. Solo sé que me intriga saber si eso será así o no y que estoy abierto a eso. Me siento atraído, ahora, hacia Brasil y me doy cuenta de que este año (2011) ya me invitaron dos veces desde allá. Y voy a ir una sola vez. Durante 5 años trabajé en una empresa brasileña. Me pregunto si tendrá algún asunto pendiente (del futuro) por allá. Tal vez allí empiece el mundo nuevo dentro del nuevo mundo.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Diary


Mortales, los tres. Lo que más me gusto, hasta la fecha, de Gabrielle Bell.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Uno viejo


Esto es circa 2000. Encontrado en un backup. Inconcluso.

Plateanuts



Propuestas de chistes para un libro de filosofía que no se usaron.
Mi idea era mezclar filosofía con Peanuts.