domingo, 29 de enero de 2012

Breve apreciación de Santa Ana, Uruguay (Y dibujos de la vacaciones)






Santa Ana es un balneario, ubicado sobre el Río de la Plata, a unos pocos kilómetros de Colonia del Sacramento, Uruguay. Pasé las vacaciones, por segunda vez, ahí.

Ya era un balneario bastante popular en 1950. En la Hostería de Santa Ana (a donde fui a almorzar un par de veces) pueden verse fotos en blanco y negro (que fueron luego coloreadas a mano) de esa época, colgadas en las paredes del restaurante. Lo curioso es que el agua marrón del río ha sido pintada del mismo color que el mar.

Lo que más me gusta de este lugar, que irradia verdadera paz y quietud, son los atardeceres, cuando está nublado. El gran espacio que forma la bahía permite ver con mucha comodidad y amplitud visual las formas y colores que se generan en el cielo. En segundo lugar me gustan los árboles. Eucaliptos altísimos, que en alguno lugares de la playa, exhiben sus raíces, como desnudos.

Viviría allí si pudiera. Me gusta el río, me gusta como suena y como se siente, en el cuerpo, el agua. Me gusta como pega el sol, cuando cae, sobre el agua. Me gusta el aire que se respira y el misterio relajado que encierra en sus bosques.

Arriba, algunos dibujos que hice mientras estaba en la playa.