miércoles, 9 de mayo de 2012

Cuando llueve

En esta noche en que llueve sin ganas de llover
siento que me has abandonado.
Mientras oigo el rugir de los lobos en la colina distante,
duerme un cuchillo bajo mi almohada.

Platos dorados que escupen la comida,
que se sirve sobre ellos.
Mariposas de colores disímiles
bailan sobre las espaldas de las diosas.

No me dejes caer
en la oscuridad de mi mente.
Donde hay olor a lobo muerto
y aliento a hiena holgazana.


(Kioskerman - Mayo 2012)