martes, 27 de noviembre de 2012

Mi reseña de Sábado


Sábado de Cienperros es una combinación invisible de experiencias, saberes y sentimientos. Se inserta en un proceso de búsqueda que quedó en pausa, interrumpido momentáneamente por la atención que demandó la emoción y la adrenalina de una serie larga de partidos de fútbol. No entiendo nada de fútbol ni siento nada por el deporte, pero desde el costado del comic puedo reconocer algo muy poderoso en la obra. En su combinación de lenguaje poético, acciones de circo y entendimiento en primera persona del sudor del hincha. En su manejo del diseño gráfico, del color, de los balances entre negros y blancos. Del ritmo. El autor es una de esas personas que dibujaron siempre y, si bien Sábado es un esfuerzo que surge de declaraciones espontáneas mientras River la pasaba más o menos mal en "la B", arrastra un caudal importante de experiencia. Como si la experiencia fuese una bolsa de arpillera desde donde podríamos extraer cuadernos de bocetos, diseño gráfico, Sempé, Salinger, Di Caprio, Dylan, Enzo, libros infantiles ilustrados para niños, fanzines y mini comics. Y claro, él. No es casual, tal vez, que Esteban Serrano se haga llamar Cienperros. El sujeto tiene cien habilidades diferentes relacionadas con la expresión visual, que ha venido practicando durantes décadas. Y, como decía, Sábado es un poco un punto de culminación (sin ser clausura) de su trabajo anterior. Es parte de un proceso, pero tal vez un hito en el mismo. Principalmente veo conocimiento en ese comic. Nada es azaroso. Desde su organización hasta el ritmo de lectura. ¿Parece dibujado apresuradamente? Es a propósito: busca captar la emoción del momento, como si el hincha -en lugar de saltar sobre las tablas- estuviese golpeando el papel con un marcador negro de tinta pigmentada y unas manchas magentosas de Edding. El tema es que es necesario haber transitado un camino para llegar a ejecutar ese tipo de dibujo y salir airoso. Cienperros lo logra y crea una obra que es placentera para el ojo. Solamente la tapa es de una belleza digna de admirar: miles de diminutas caras en blanco y negro, repetidas del plantel que sacó a River de la B. Adentro lo saluda Enzo Francescoli, en el prólogo, y le agradece por haber guardado una crónica de tal suceso. Yo me pregunto si alguien, en toda la Argentina, fue capaz, durante ese tiempo, de guardar este relato épico con la misma intensidad que Cienperros. El dibujo delata esa furia, esa velocidad. Podría decir que Sábado es un trabajo periodístico, pero como si el periodismo buscase reflejar la subjetividad y no la objetividad de los hechos.

***

Sábado, de Esteban Serrano (Cienperros)
Galería Editorial, 2012.
21 x 29,7. 48 páginas

Puntos de venta en el sitio de la editorial:
http://www.galeria-editorial.com.ar/

Links del autor:
http://cienperros.tumblr.com/
http://nosomoshungaros.blogspot.com.ar/
http://www.facebook.com/esteban.serrano.96?ref=ts&fref=ts