miércoles, 27 de junio de 2012

La profecía de Jaime, el distraído, tal como se la contó a Josefa, la apática

Y el mundo, como lo conocemos, terminó
cuando el planeta se dividió en cinco tareas,
a cumplir por cinco grupos distintos,
de humanos.
De TODOS los humanos, sin que uno solo faltara.
Ni siquiera Jaime, el distraído.
Ni Josefa, la apática.
Y cada grupo entonó una vocal distinta,
al unísono.
Cinco sonidos gigantes,
creando una armonía sagrada
de una sola nota eterna.
Una ola de luz
elevándose hacia el Cosmos entero.
La nota que salvó al planeta
e
hizo
renacer
al
Universo.


//Kioskerman - Junio de 2012

sábado, 9 de junio de 2012

Nuevas noticias del Sur
*********************

El Odio ha sido reactivado.
Esta vez con intensa violencia.
Despertaron al Ogro.
Al Monstruo del Odio.

El Ogro se ha instalado.
Con su cuerpo
ha creado una división
entre dos bandos.

Con sus manos
hace malabares de circo,
mientras tritura
esperanzas
con los pies.

¡Oh, qué tragedia
nos ha tocado presenciar!

La ruptura
la separación.

El clamor,
la nostalgia,
por la batalla.

Los soldados han sido reclutados.
Se alinean según bandos.

Mientras Falsos Profetas
los miran desde la montaña
y construyen tronos de oro
sobre cimientos de sangre,
mentira
y calavera.

Ahora se pelean
los hermanos.

Miralos pelear
como animales
en la oscuridad.

Y entre ruido y confusión
no oyen las mentiras
ni logran observar
que están siendo utilizados
para fines de terceros.

Un trovador de antaño
retoma una melodía
que alude a la unión
en el corazón.

Canta como nunca cantó antes.
Canta hasta que sus pulmones
respiran alquitrán
y explotan
en su pecho.

Y pide a sus hermanos
que vuelvan a ser hermanos.

Y observa al Monstruo del Odio instalado,
dividiendo las aguas con su cuerpo.

Y le pide que se vaya a dormir.

Le susurra,
anunciándole,
en paz,
que ya no es necesaria su presencia.

“Duermente Odio,
duermente Crueldad,
vete,
vete ya”.


(Kioskerman - Junio de 2012)

lunes, 4 de junio de 2012

Rayar, de Ezequiel Alemian



Ezequiel Alemian (Buenos Aires 1968) era (debe seguir siendo) un periodista-poeta-novelista que trabajaba conmigo en El Cronista (2000-2001), cuando yo era un pasante, con poca barba, de redacción. Yo tenía 21 años en esa época y el 33. Ahora tengo casi 33.

En esa época hacía publicidades en mi casa (gráficas para revista), un extraño hobby, y luego se las mostraba a la gente del diario (esto me trajo algunos problemas después).

Ezequiel me las festejó en un momento determinado, no me acuerdo por qué y al día siguiente me regaló su primera novela publicada y un libro rarísimo que se llama "Rayar".

En ese momento me pareció un delirio sin sentido, pero me gustaba mucho la tapa, muchísimo (tal vez sea mi tapa preferida de todos los tiempos) y lo guardé. También porque era un regalo de Ezequiel.

Hoy, junio de 2012, muchos años después, lo leí en serio por primera vez y me voló la cabeza. No puedo creer lo bueno que es.

El libro es un regalo de fin de año para sus amigos, autoeditado, que parte de la premisa: "Escribir una frase cada día de mi vida, que no puede ser corregida ni descartada".

Es también una especie de precursor del twitteo, de la forma de escribir fomentada por Twitter.

Me alegro tanto haberlo guardado.

Acá les copio algunos fragmentos, exactamente como aparecen en el libro:

----

"Quería dejar los estudios definitivamente y vivir dedicado por entero a mis obsesiones".

----

"¿Ya pasaron mis quince minutos?"

----

"En silencio, en la oficina, nos mandamos mails de unos a otros, a pesar de que se trata de asuntos que podríamos decirnos sin levantar la vista, ya que estamos a centímetros unos de otros".

----

"Para filmar a Babe, sacrificaron 48 cerditos".

----

"No se puede estar afuera porque siempre se está adentro, y no se puede estar adentro porque siempre se está afuera".

----

"Sueño que toda la familia juega al voley, y cuando saco de abajo, le digo a mi padre, sintiendo que es la primera vez que le digo lo que quiero: "Ahí va, maricón".

----

"Camino varias cuadras detrás de mi hermana, a la que he distinguido en Córdoba y Maipú por casualidad, observándola: lleva un pantalón con estampado hindú, un pantalón muy ajustado, y conversa con una mujer a la que no conozco; cuando creo haberla perdido la veo en la cola de un banco, con la misma mujer, pero me doy vuelta, para que no me reconozca".

----

"Solo controlo mi mente para relajarme".

viernes, 1 de junio de 2012

Ideas de viernes


Cosas que me digo a mi mismo mientras dibujo:
/////////////////////////////////////////////////////////

+ Amá tu obra como amarías a tu hijo.
+ Cuando estás contento y cometes un error, te reís del error. O lo usas en tu beneficio.
+ El mejor amigo que podés tener es vos mismo.
+ Un escritor no pasa demasiado tiempo preocupado por la tipografía en sus textos. Algo similar siento que debería pasar en el comic con los dibujos. Let go.
+ Bob Dylan es como si Martin L. King hubiesa dado sus discursos cantando como Muddy Waters.
+ En el comic tenés que parar de dibujar apenas te das cuenta de que pensaste: "¿Qué más puedo dibujar acá?". Poné solo lo indispensable.
+ Lo mismo rige para el texto.
+ Develar secretos no es ser estúpido, es ser generoso.
+ Ser generoso es útil, además de ser gratificante.