martes, 1 de enero de 2013

Adiós American Elf


El comentario de Kochalka sobre Edén, en la contratapa de la edición en inglés.
En 2009 Kochalka me escribió un mail de la nada, no nos conocíamos. Y me dijo que le gustaba mucho Edén. Me ofreció, sin pedir nada a cambio, presentarme en Top Shelf para que me publicaran en USA (Edén ya estaba con D+Q).
Son esas cosas que no entiendo cómo suceden. Cómo uno de mis autores preferidos me escribe de la nada. Lo mismo exacto me sucedió con Porcellino.
Nunca me imaginé que iba a sentir tanta nostalgia por el fin de una tira. Me pasó un poco cuando La Nación dejó de publicar Calvin and Hobbes, pero ahora es diferente. Esta tira me acompañó gran parte de mi vida y me transformó interiormente. En su momento me ayudó a ser optimista y a considerar el tema de tener hijos. Hoy a la mañana estuve releyendo el primer libro. Siento como si algo importante se va de mi vida. Como un cambio que me cuesta aceptar. Es uno de los comics que más veces volví a leer. Y me trae recuerdos de qué estaba haciendo en mis primeros veinte, noviazgo, facultad, etc. Parece otra vida ya. Lo increíble de la tira es que, si bien se refiere al pasado, mantiene vivo el presente de los sentimientos, el amor por la vida.