miércoles, 20 de marzo de 2013

Contacto
*********

Solo, frente a la inmensa verdad,
emite silenciosas palabras de amistad
que destraban ficticios mecanismos
en absoluta soledad.

Él, que aferra el desaferro
de figuras paganas en su mente,
oscuras tentaciones
traidoras hasta la muerte.

Eleva un grito hacia el techo
alejado incluso de su propio lecho
accediendo al socorro inmediato
del dueño del orfelinato.

Su pesar se alivia en flor
de loto sagrado del amor
observando apagados ojos,
faros reavivados por el
intenso fuego interior.

Su amanecer luego se estrella
desbarrancando hacia la noche
enredando enrulado aire,
mientras ángeles roncan
en cavernas de cemento.

Acepta el desconsuelo
de aquel que actúa bajo falso testamento
de ser lo que no es
y predicar lo que no importa.

Y al cerrar los ojos,
sin agrio remordimiento
ni afilado consentimiento,
saluda a la estrella
que no abandona el firmamento.

***
Kioskerman.19-3-13