miércoles, 16 de enero de 2013

Algunos comics de 2012 que leí.

- The Voyeurs, Gabrielle Bell.
Lo que más me gustó fue el capítulo dedicado a sus viajes con Michel Gondry. Me gusta mucho las paletas de colores que usa, diferentes en cada capítulo. Compila algunas historias de Lucky 2 y de los fanzines que hizo en el 2011 (Ejemplo: L.A diary).

- Building Stories, Chris Ware.
No me gustó el formato. Hubiese preferido tener todo en un solo tomo. Me parece que sus viñetas funcionan mucho mejor reducidas. Varias de las cosas que incluyó acá ya las tenía. Pero uno solo de los libros que incluyó paga la caja entera. Lo que más disfrute fueron las páginas que en su momento publicó en New Yorker. Varias historias me aburrieron y me dieron ganas de abandonar la lectura. Nunca me había pasado con Ware. Tal vez un poco con las historias de Rusty Brown (Acme Novelty 16)

- MetaMaus, Art Spiegelman. 
Gratificante, inspirador, revelador. Volví a leer Maus después de 10 años a raíz de esta lectura. Me gustó más que la primera vez.

- The Hypo, Noah Van Sciver.
Me gustó leerlo, pero no quedó en mi como algunas de sus historias cortas, sobre todo las de Blammo 7. Me gustan más sus trabajos de ficción.

- The Carter Family, Lasky y Young.
Me había llamado la atención cuando publicaron algunas páginas, hace algunos años, en Kramers Ergot. Lo disfruté en el momento, como The Hypo, pero tampoco quedó en mi.

- Jerusalem, Guy Delisle.
Creo que este fue mi preferido. Ya es el cuarto que leo acerca de Delisle y sus viajes por el mundo, acompañando por su novia (médica de MSF y ahora con sus hijos). Este es el que más me gustó. Vale la pena leer todos sus libros de viajes juntos. Me gustaría conocer un poco más acerca de la relación con su pareja. Revelador, impactante. En algunas cosas se toca con Palestine y Footnotes in Gaza, de Joe Sacco, pero es un enfoque muy diferente. Ya se escribieron muchos comics, algunos muy buenos, sobre el conflicto Israel-Palestina. No intenta, como Sacco, hacer un trabajo periodístico. Me conecto con Delisle. Me divierten sus observaciones, me gusta mucho cómo dibuja comics.

- The Cartoon Utopia, Ron Regé J.R
Le tenía muchas ganas. Lo venía esperando. Había leído algunos adelantos en sus fanzines. Lo empecé muy entusiasmado, luego lo fui abandonando. Me costó entenderlo. Puede ser que no le dediqué el tiempo necesario. Es un libro que pide paciencia y extrema atención. Tal vez lo vuelva a leer en unos meses y me logre enganchar. Merece más de una oportunidad. A nivel visual es increíble. Me gustan muchos las interpretaciones de Blake que dibujó. Citas de Alan Watts en todo el libro.

jueves, 10 de enero de 2013

Morir a Edén


Esa tormenta de Turner, que se ve ahí, es mi ego. Mi anillo de poder. Edén es mi anillo de poder. Ahora termino de entender a Tolkien. Lo quiero poseer, que sea mío, que me haga poderoso: Edén. Y al mismo tiempo lo quiero soltar. Soy consciente de que no es mío. Como Frodo, me debato, encaminado a Mordor. Mi objetivo es el volcán. Me doy cuenta de que no es casual que El Señor de los anillos diera un vuelco entero a mi vida. Ahora lo suelto, suelto Edén, ese anillo, adiós. Y cuando lo hago es como una muerte lenta y dolorosa. Es difícil soltar el poder y la posibilidad del poder. En las guerras nadie gana. Pero lo logro. Al menos en este ahora. Wow, cuánta paz. Y empiezo a ver el cuadro, con la tormenta, desde lejos. Ahora la tormenta, que antes me acuchillaba con dolor ("Mío, mío, mío""), se pacifica, desde lejos, en pausa. La paz realmente es más fuerte que la guerra. Y la paz es soltar. Solo silencio ahora. Asi lo miro, desde la conciencia libre de mente y pasado. Muero otro rato. Y agradezco a las espinas por haberme permitido, como escalones, llegar hasta los pétalos.



///Kioskerman. Enero de 2013.

martes, 1 de enero de 2013

Adiós American Elf


El comentario de Kochalka sobre Edén, en la contratapa de la edición en inglés.
En 2009 Kochalka me escribió un mail de la nada, no nos conocíamos. Y me dijo que le gustaba mucho Edén. Me ofreció, sin pedir nada a cambio, presentarme en Top Shelf para que me publicaran en USA (Edén ya estaba con D+Q).
Son esas cosas que no entiendo cómo suceden. Cómo uno de mis autores preferidos me escribe de la nada. Lo mismo exacto me sucedió con Porcellino.
Nunca me imaginé que iba a sentir tanta nostalgia por el fin de una tira. Me pasó un poco cuando La Nación dejó de publicar Calvin and Hobbes, pero ahora es diferente. Esta tira me acompañó gran parte de mi vida y me transformó interiormente. En su momento me ayudó a ser optimista y a considerar el tema de tener hijos. Hoy a la mañana estuve releyendo el primer libro. Siento como si algo importante se va de mi vida. Como un cambio que me cuesta aceptar. Es uno de los comics que más veces volví a leer. Y me trae recuerdos de qué estaba haciendo en mis primeros veinte, noviazgo, facultad, etc. Parece otra vida ya. Lo increíble de la tira es que, si bien se refiere al pasado, mantiene vivo el presente de los sentimientos, el amor por la vida.